Seis maneras de cultivar el patrón de la Perseverancia

Por Astrid Sosa Erfurt.

Hoy queremos hablar de la Perseverancia. Muchos dicen que la perseverancia es lo que determina el éxito en el emprendimiento cuando todo lo demás ya está superado. La perseverancia es el esfuerzo imprescindible para superar las voces de nuestros saboteadores, esas voces que tratan de convencerte de que seas perezoso para que te desanimes ante el reto de adquirir nuevos conocimientos o de culminar un proyecto.

Esta reflexión me trae a la memoria un ejercicio que me enseñaron hace unos años, el de las cuatro cajas y el espacio que hay fuera y que no vemos cuando estamos dentro de una de ellas.

Las cuatro cajas son la Imposibilidad, la Supervivencia, la Obligación y el Deseo. Fuera, el vasto espacio de las oportunidades.

Cuando nos encontramos en cualquiera de las cuatro cajas “ISOD”, no estamos allí por casualidad ni por culpa de los demás. Es una decisión totalmente propia (consciente o inconsciente), y por tanto también es nuestra la decisión de salir de las cajas. Decidimos hacer caso a nuestras voces que nos dicen: “hacer esto es imposible”, “si no lo hago, me van a echar una buena bronca”, “no creo en ello pero tengo que fingir que sí lo hago”, “si hago bien este trabajo me darán mi puesto soñado”.

Cuando estamos en esta corriente de justificar un acto que en realidad no queremos realizar o una situación en la que no queremos estar, entramos en un estado llamado de “negatividad negativa” (negativa por el hecho en sí y negativa porque lo frivolizamos poniendo mil excusas para evitar el sufrimiento que creemos nos va a producir el hecho). Es una manera de aparentar que las cosas son como decidimos que sean, como queremos, pero en realidad no es así. Lo que no nos permite salir fortalecidos y aprender de una situación negativa es el miedo a sufrir. No nos damos cuenta de ello y tampoco nos damos cuenta de que permanecer en ISOD es en realidad un acto de cobardía.

Eliminar patrones de conducta como la frivolidad, la precipitación, la justificación y la huida de las situaciones negativas e incorporar el patrón de la perseverancia, sin duda hará que una experiencia negativa se viva de forma más positiva.

Si el momento negativo aparece, no debemos negarlo o justificarlo. Así pues, saquemos todo su jugo cambiando nuestro patrón:

  1. No etiquetando la situación.
  2. No proyectando experiencias pasadas en la situación presente.
  3. Tranquilizando tu mente sin bloquear ni perseguir los pensamientos que surgen.
  4. Enriqueciendo la experiencia influyendo positivamente en ella.
  5. Integrando la experiencia en tu vida sin tratar de rechazarla.
  6. En el caso de que la situación no se haya solucionado con las medidas anteriores, solo queda la decisión más enérgica, que es dejar de darte tanta importancia. Sin duda esta es la más difícil ya que significa darle la espalda a tu ego.

1 comentario en “Seis maneras de cultivar el patrón de la Perseverancia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *